Me duele la rodilla, me realizan una ecografía o una resonancia magnética y me dicen que el dolor es debido a un quiste parameniscal que tengo pero… ¿eso qué es? Para entender a qué nos referimos con este término, empezaremos describiendo la anatomía básica de la rodilla.

Anatomía de rodilla

meniscopatias quistes parameniscales

La rodilla es una de las articulaciones más importantes del cuerpo y de las que más tiende a sufrir lesiones, tanto por deporte como por el paso del tiempo.

Esta región está conformada por:

  • 4 huesos: fémur (hueso del muslo), tibia (uno de los huesos de la pierna), peroné (el otro) y rótula (delante de la rodilla)
  • 2 Meniscos: almohadillas en forma de cuña entre fémur y tibia, compuestos por agua y proteínas.
  • Ligamentos: estructuras que dan estabilidad y mantienen los huesos unidos entre sí. Hay ligamentos dentro de la articulación y fuera de ella.
  • Cápsula articular: capa fibrosa que envuelve la articulación. Tiene líquido sinovial en su interior, cuya función es mantener las partes de la rodilla lubricadas para que se puedan mover correctamente. Sería parecido al aceite que se le aplica a la bisagra de la puerta.
  • Bursas: sacos que a veces contienen líquido para actuar como colchón entre tendón y hueso. El exceso de líquido significa que hay una inflamación en alguna zona de la articulación.
  • Músculos: destacaremos el cuádriceps y los isquiosurales o isquiotibiales. El primero se encuentra en la parte anterior del muslo y en realidad está formado por 4 músculos; su función es extender la rodilla. Los segundos están en la parte posterior del muslo y se encargan de flexionar.

¿Qué es un quiste parameniscal?

 

Ahora que sabes qué es un menisco y dónde está: el quiste aparece cuando sale líquido sinovial a través de una parte del menisco hacia fuera de la articulación. Puede ocurrir en el menisco interno o en el menisco externo.

¿Por qué ocurre esto? Porque el menisco sufre una rotura o fisura, y aunque puede ser por diversos motivos, los más comunes son:

  • Tras una rotura de menisco: es decir, la propia lesión del menisco hace que el líquido salga.
  • Tras un traumatismo: produce degeneración del menisco y por ende, la aparición de líquido.
  • Por un mal gesto de rodilla.

Y, ¿qué se siente cuando tienes un quiste? Principalmente, dolor local, ya sea en la parte de dentro o fuera de la rodilla (según dónde esté el quiste) y según el caso podrías notar hinchazón, bloqueo de la articulación, hormigueo, poca sensibilidad… dependerá del tamaño del quiste parameniscal y su localización exacta.

¿Cómo se detecta un quiste parameniscal?

Aunque hay varios métodos de detección, el más sencillo, rápido y fiable es una ecografía musculoesquelética realizada por un profesional especializado en ello.

 

¿Cómo tratar un quiste parameniscal?

En algunos casos, el quiste desaparece por eliminación del líquido sinovial por parte de tu propio cuerpo. Si no te produce dolor, no es necesario tratarlo; si por el contrario tienes un quiste sintomatológico, es decir, que te está dando dolor e incluso puede llegar a impedirte realizar tu vida con normalidad, existen tratamientos tanto médicos como fisioterápicos con resultados rápidos y muy satisfactorios.

En Vital&Clinic el tratamiento médico no quirúrgico por elección será la infiltración, y dentro de los tratamientos de fisioterapia contaremos con:

  • Electrólisis Percutánea Ecoguiada (EPI)
  • Neuromodulación Percutánea Ecoguiada
  • Láser de Alta Potencia y
  • Physiolab

Por otra parte, para mantener estas mejoras en dolor y calidad de  vida, además de evitar que la lesión se vuelva a repetir, nuestro equipo de Readaptación Funcional diseñará para ti un plan de ejercicio con equilibrio y potenciación tanto de las dos extremidades inferiores como de la cintura pélvica, preparando tu rodilla para volver a tu vida diaria o el deporte que te guste realizar.

 

Ana Campos fisioterapeuta

Ana Campos

Fisioterapeuta

Recent Posts
metatarsalgia tratamiento fisioterapia y podologíaEspondilosis qué es y como trataarlo