Hoy desde Vital&Clinic vamos a hablar sobre el tema de la inmovilización por lesión “vendajes prolongados” en patologías de nuestros pacientes.

Son muchos los pacientes que se doblan el pie, se diagnostica un esguince y se inmovilizan el tobillo durante dos semanas, o se colocan férulas de mano después de producirse una torcedura… ¿Hay algo en ese método de inmovilización del paciente que pudiéramos mejorar?

Antes de ahondar en si es el método más eficaz, primero debemos describir qué es una inmovilización por lesión y sus repercusiones para nuestros pacientes con esguince.

¿Qué es una inmovilización por lesión?

Utilizada desde hace muchos años, la inmovilización es una técnica utilizada para prohibir el movimiento de la zona lesionada, ya sea con material duro como el yeso, lo que se denomina férulas de mano o de otra parte del cuerpo, o con material blando que presiona algo menos al paciente, lo que se denomina como vendaje de compresión.

Tipos de inmovilizaciones

Para entender mejor los tipos de inmovilización de fracturas, torceduras u otra lesión, podemos atender al tipo de material que se usa para realizarlas. En primer lugar se encuentra las inmovilizaciones que se llevan a cabo con vendajes, que son las más leves. Después podemos destacar las férulas de yeso y las férulas de inmovilización metálicas, para lesiones algo más graves. Y en último lugar están las inmovilizaciones con yeso, las más fijas.

En este artículo nos centraremos en las inmovilizaciones del paciente más leves, que son prolongadas hasta dos semanas, por lo que el usuario acude con muletas para no producir ningún apoyo en su extremidad lesionada.

 

Puntos negativos de la inmovilización en lesiones

 

  • Inmovilización de la articulación: Cuando hablamos de un esguince sin presencia de rotura completa del ligamento, no debemos inmovilizar la articulación por completo, ya que dicha articulación necesita seguir manteniendo movimientos para la recuperación.Desde el primer momento, es necesario que el paciente realice una serie de ejercicios de movilidad para volver a ganar el rango/amplitud que tenía, a la vez que incentiva una circulación sanguínea imprescindible para bajar la inflamación.
  • Disminución de la circulación: Como hemos comentado anteriormente, la inmovilización de esguinces, al impedir el movimiento o apoyo de la articulación, la circulación disminuye bastante.La menor circulación provoca un retorno venoso bajo, por lo que muy probablemente el paciente recurra a la heparina por la ausencia de movimiento de la extremidad inferior.Si por el contrario, aconsejamos unos ejercicios sin dolor al paciente para evitar cualquier tipo de inmovilización, el riego sanguíneo del paciente se verá incrementado y la inflamación disminuirá. ¿Por qué se produce esto? Gracias al movimiento. 
  • Disminución del tono muscular: Después de una inmovilización de tobillo, lo más usual es que el tono muscular, tanto de gemelo, peroneos o incluso de la musculatura importante superior como cuádriceps y glúteo, disminuya por la incapacidad contráctil. Es decir, debido a la inmovilización de la pierna y evitar el apoyo, esta extremidad pierde músculo. No queremos dar a entender que lo aconsejable es correr tras los primeros días de recuperación, pero sí es positivo movilizar una parte del cuerpo imprescindible en el retorno venoso.
  • Disminución de la capacidad de cicatrización y mejoría del ligamento: Como dato, generalmente los ligamentos del cuerpo mejoran gracias al movimiento. Un ligamento sin movimiento y sin apoyo lo único que logra es perder memoria, ya que durante nuestra vida retienen una memoria que nos proporciona el equilibrio. Si hablamos de que es la primera parte del cuerpo en tener contacto con el suelo, al inmovilizar el tobillo estamos aumentando la inestabilidad del paciente para el momento en el que eliminemos las muletas.
  • Bloqueo emocional:  Si fomentamos el apoyo durante las dos semanas de inmovilización, nuestro paciente va a crear un bloqueo emocional por el miedo en el momento que comience a practicar la marcha. Esto se puede corregir por completo desde el primer día concienciando al paciente y explicando que el ejercicio va a ser un método más de mejoría. Lo principal es recalcar que lo acompañaremos durante el proceso, además del método más convencional de fisioterapia.

¿Cómo mejoramos los tratamientos sin la técnica de inmovilización en Vital&Clinic?

Como hemos podido leer arriba, las repercusiones no son pocas y sin importancia, todo lo contrario terapéuticamente hablando, ya que producen una variación negativa del tratamiento por cada día de inmovilización de la articulación.

Realmente es un problema arraigado en la sociedad la creencia ciega en las inmovilizaciones o férulas en lesiones de nivel moderado, ya que retrasan la mejoría más de lo que aportan. No hablamos sin respaldo científico, ya que en últimos estudios más avanzados aportan un gran apoyo al movimiento precoz.

Por supuesto también es indispensable el tratamiento fisioterapéutico, ya que comenzamos a bajar inflamación y dolor, puntos indispensables en la calidad de vida del paciente. Además apostamos por la movilidad, la cual será la encargada de ir restableciendo la normalidad en la patología y sus consecuencias de nuestro paciente.

Francisco Ruiz Fisioterapeuta

Francisco Ruiz

Fisioterapeuta

Recent Posts
fibrosis quística tratamientos10 lesiones más frecuentes corredores