Síndrome cruzado superior

¿Sabes en qué consiste el síndrome cruzado superior?

El síndrome cruzado superior hace referencia al desequilibrio que se produce en los grupos musculares de la parte superior del tronco. Es una alteración postural  en la que un grupo de músculos se encuentran acortados e hipertónicos mientras que sus antagonistas están debilitados.

Esta alteración postural se va instaurando progresivamente y a lo largo de nuestra vida por el acortamiento progresivo de pectorales, trapecios, ecom y elevador de la escápula y por la debilidad de trapecios inferior y medio, serratos y romboides.

Esto se traduce en una postura en la que los hombros se encuentran elevados y anteriorizados y, la cabeza en posición adelantada.

Esta postura ya descrita influye en las articulaciones adyacentes, siendo la articulación cráneo cervical la más predispuesta a lesión por la posición adelantada de la cabeza, pudiendo ocasionar dolor cervical, mareos…

La siguiente articulación es la gleno-humeral, que por la posición ya descrita de los hombros, ocasionan lesiones en el manguito rotador del hombro y bursitis.

Esta alteración postural también afecta a la columna dorsal produciendo zonas planas y bloqueadas de movimiento, por lo que las últimas vértebras cervicales tienen un exceso de movimiento para compensar, teniendo alto riesgo de generarse hernias de disco en ese nivel.

¿Cómo podemos prevenir este tipo de desequilibrio?

Para prevenir este tipo de dolencias se aconseja realizar estiramientos de los músculos que se encuentran acortados (pectoral y trapecios eco y angulares) y realizar ejercicios de fortalecimiento o activación de los músculos inhibidos (trapecio medio e inferior, serrato y romboides).

En nuestra práctica clínica muchos de los pacientes que llegan a consulta por patologías de hombro y cuello tienen su origen en esta alteración del equilibrio muscular, por lo que tras tratar la sintomatología, debemos reeducar la musculatura de la parte superior del tronco, evitando así generar lesiones futuras.

El tratamiento fisioterápico para el síndrome cruzado superior consiste en inhibir el tono de los músculos hipertónicos a través de terapia manual, combinada con electrolisis para los puntos gatillo, el sistema vibra, láser… y activar de nuevo esos músculos que se han ido inhibiendo y debilitando a lo largo de nuestra vida con el sistema redcord Neurac, a través del cual conseguiremos que esta activación sea más eficaz y duradera.

Diego Barranco Fisioterapeuta en Vélez Malaga Vital&CLinic

 

 

Diego Barranco

Fisioterapeuta

Recent Posts
sudeck, que eslumbalgia por suelo pélvico