Rotura muscular, micro-rotura y sobrecarga ¿Quiéres saber la diferencia?

¿Has notado alguna vez un tirón en alguna zona mientras practicabas algún deporte, trabajabas o incluso en algún movimiento brusco?

Cuando esto ocurre siempre tenemos la duda de si habrá sido un simple tirón, un desgarro o una rotura de fibras musculares. En este artículo te contamos la diferencia entre ellas y cómo tratarlas:

  1. ¿Qué es una rotura muscular?

La rotura muscular es una lesión cada vez más frecuente que se puede producir tanto en la práctica deportiva o actividad física como en personas sedentarias tras un esfuerzo brusco. Ocurre una elongación excesiva del músculo, una contracción brusca muscular o por un esfuerzo que supera nuestra capacidad física.

  1. Clasificación

Según la clasificación realizada por la AEMEF en 2007 (Asociación Española de Médicos de Equipos de Fútbol), se contemplan tres factores a la hora de clasificar una lesión muscular:

  • 2.1 Músculo lesionado:

Los músculos que con mayor frecuencia se lesionan suelen ser los músculos biarticulares (son aquellos encargados de unir y movilizar dos articulaciones). Suele afectar en mayor medida a músculos del miembro inferior a consecuencia de los gestos explosivos o cambios de velocidad. Los músculos más afectados son el tríceps sural (gemelos y sóleo), los isquiotibiales, y recto anterior del cuádriceps. El aductor, es un músculo monoarticular, pero es frecuente su lesión en la práctica deportiva. Otro músculo biarticular que se lesiona es el bíceps braquial situado en el tren superior.

  • 2.2 Localización de la lesión:

Es muy importante conocer el lugar donde se produce la lesión ya que su recuperación y el pronóstico van a variar. La lesión puede ocurrir en:

  • Vientre muscular: es el lugar donde hay un mayor espesor muscular.
  • Unión miofascial: es la unión entre dos músculos o entre varios paquetes musculares. En esta zona se forman fibrosis tras las roturas y se pueden producir hematomas.
  • Unión miotendinosa: es el lugar de transición entre el músculo y su tendón. Es una de las zonas más frecuentes donde se producen ciertas lesiones musculares.
  • 2.3 Grado de la lesión:

En este apartado hacemos referencia a la cantidad de fibras musculares afectadas:

  • Grado 0: hay un daño estructural de las fibras musculares (no se origina ningún tipo de rotura, simplemente hay un espasmo del músculo), produciéndose un edema en la zona, pero no hematoma. Se corresponde con lo que conocemos como agujetas, calambres, contracturas y/o sobrecargas. Las contracturas no se producen de forma repentina a no ser que se realizar una actividad física muy intensa y haya una contracción. El tiempo de recuperación es de unos días.
  • Grado I: aquí se produce una pequeña rotura de fibras musculares donde puede aparecer un mínimo hematoma. Este tipo de lesión permite continuar con la actividad que estamos realizando en dicho momento, ya que el dolor desaparece y/o disminuye; puede que no se sea consciente de la lesión en el momento, pero sí lo es después de la actividad o al día siguiente al retomarla. Es la llamada “micro-rotura fibrilar”. Se recupera en 1-2 semanas.
  • Grado II: es la típica rotura de fibras musculares acompañada de un hematoma y de impotencia funcional. En este tipo de lesión, no puede continuar con la actividad que se estaba realizando. Se recupera en 3-4 semanas.
  • Grado III: es bastante importante, ya que aquí se produce una rotura completa del vientre muscular o en la zona miotendinosa. Se observa una pérdida de la forma muscular con edema y hematoma, acompañado de un dolor intenso. Si la rotura es muy grande puede haber retracción de ambos extremos. El tiempo de recuperación suele ser entre 6-8 semanas.

Tras conocer los diferentes tipos de lesión muscular,

¿cómo diferenciamos si es rotura o micro-rotura?

En primer lugar, en Vital&Clinic, contamos con equipos ecográficos que nos ayudan a tener un diagnóstico preciso basándonos en los factores descritos anteriormente y con esto realizar el tratamiento y el pronóstico adecuado a cada lesión. Te podemos ayudar a que conozcas en el momento de la lesión la gravedad de ésta:

Si la rotura es grado III no hay equivocación, ya que sentirás como el músculo se separa. En cambio, si es grado II o I deberás guitarte por:

  • Dolor agudo, repentino e intenso como una “pedrada”.
  • Incapacidad funcional en las de grado II-III.
  • Inflamación y/o edema.
  • Hematoma debido a la rotura de los vasos sanguíneos de alrededor.
  • En casos más graves puede ocurrir un bloqueo del movimiento debido a una contracción de musculatura adyacente.
  • Hay ocasiones en las que el dolor intenso puede ir acompañado de un síndrome vasovagal que origina mareos, sudor frío, náuseas, …
  1. ¿Cuáles son las causas de una rotura?

  • No calentar o realizar un calentamiento insuficiente: esto aumenta las probabilidades de lesión, especialmente en deportes que presentan movimientos explosivos, tales como el fútbol, pádel o atletismo…
  • Sobrecargas musculares de repetición producidas en una práctica habitual con una intensidad media/alta durante largos periodos de tiempo donde el músculo adquiere una carga de base y se vuelve muy susceptible a sufrir una rotura.
  • Zonas cicatriciales de antiguas roturas ya que esas zonas no son capaces de estirarse correctamente.
  • Deshidratación excesiva.
  1. Factores de riesgo por los que se producen:

A parte de lo que hemos comentado anteriormente, existen otros factores de riesgo que favorecen dicha lesión:

  • Sedentarismo: la no realización de ejercicio de forma regular hace que el tejido conjuntivo del músculo se debilite y las fibras se rompen con mayor facilidad.
  • Problemas circulatorios: la mala circulación tanto arterial como venosa, produce un déficit de oxígeno en el músculo, lo que produce fatiga y acumulación de ácido láctico.
  • Enfermedades metabólicas como la diabetes.
  • Nutrición deficiente: una mala nutrición repercute en nuestros músculos debilitándolos.
  • Falta de descanso: cuando no se descansa la musculatura, el trabajo posterior supone un mayor coste.
  • Factor psicológico: el cerebro es fundamental en la práctica deportiva, por ello, momentos de mayor estrés o tensión emocional, nos produce un mayor cansancio general y hace que el músculo requiera de un gran esfuerzo para realizar el trabajo.
  1. Tratamientos para la sobrecarga, micro-rotura o rotura muscular

El tratamiento dependerá en cierta medida del tipo de lesión producida atendiendo a lo descrito anteriormente. Para un buen tratamiento es imprescindible un adecuado diagnóstico mediante ecografía, así como tratamiento de fisioterapia y una buena readaptación.

En Vital&Clinic contamos con la última tecnología para ayudarte a una recuperación óptima y en el menor tiempo posible, siempre y cuando se respeten los procesos de cicatrización.

  1. ¿Cómo podemos evitar las roturas musculares?

  • Realizar un buen calentamiento antes de comenzar cualquier actividad física. Del mismo modo se recomienda realizar una adecuada progresión de la intensidad del ejercicio.
  • Buena hidratación.
  • Realizar estiramientos.
  • Buena alimentación y descanso adecuado.

 

Ana Hierro fisioterapeuta en Vital&Clinic

 

 

 

Ana Hierro

Fisioterapeuta

 

Recent Posts
ciática como tratarladolor intenso en la cara